Tú no me conoces

Últimamente sufro episodios momentáneos de consciencia en mi vida, sólo algunas veces, muy pocas. Pero desde hace unos meses esos episodios se repiten de forma más seguida. En ese preciso instante dejo de entenderme.  No soy coherente ni con mis actos ni con mis palabras. Y simplemente dejo de existir. Ahora soy yo viviendo una historia que me inventé hace tiempo, cuando no me soportaba. Cuando sufrí un empacho de mi misma después de que me abandonaras. Y  a día de hoy, creo que las secuelas me están consumiendo, porque es justo en esos instantes de realismo, en esos momentos conscientes cuando me corroe aquel dolor, esa soledad devastadora tan absoluta. Ahora miro a otra persona, que ya no eres tú. Y es a él al que le suplico en silencio cosas que desconoce. Y no sé si te odio más a ti o a mi misma por permitirme esta situación. Pero te arrastro conmigo, no a ti, ni a tu carne y hueso. Arrastro todo ese dolor que me dejaste, toda la soledad que me obligaste a comer. Y ahora las náuseas me nublan la vista.

1 comentario:

  1. Me conmueves, por empatía, por simpatía o porque sencillamente somos personas que sienten y tu hablas de ello.
    Has puesto palabras a algo que llevo años intentando nombrar. Gracias, me siento más ligera.

    ResponderEliminar