Luces de bengala.

Te hinchas de luz y calor. Ardiendo de ganas de quemar todo lo que te rodea. Te dilatas y así sobrevives.
Nunca eres capaz de poner en orden tus pensamientos el suficiente tiempo como para que tengan sentido alguno. Y te cabreas contigo misma por no ensuciarlos a todos con tus palabras, por no mancharlos de ti. Por no darles la oportunidad de reconocerte.
A veces pienso que la vida no es más que eso, una luz que se inflama de ganas, que reparte calor y te quema para luego consumirse muy despacio despidiendo un intenso olor a pólvora.

4 comentarios:

  1. Pero queda en el recuerdo, a veces. La luz y el olor a pólvora, quiero decir.


    (sonrisa de elefante y sugus de frambuesa)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. "Es mejor quemarse, que apagarse lentamente" Esa frase de Kurt Cobain lo resume todo.

    ResponderEliminar