Infinita ingenuidad

A veces me siento absurda, y quiero abrazarte. No ahora, sino todas esas veces que no fui yo. Todas y cada una de esas veces a lo largo de tu vida en los que yo aun no existía. Ser esos brazos que te calentaron los huesos, y esas manos que te sostuvieron. Esas muchas otras que te dieron lo que necesitabas cuando yo no estaba ahí para dártelo. Y todas aquellas personas que vivieron de ti lo que yo no viviré nunca.

3 comentarios: