Te echo de menos, autodestrucción.

Últimamente sólo puedo respirar, me limito a coger aire.  Inhalar y expirar. Ocupo la mayor parte de mi tiempo en existir.
Ya no sobrevivo. Me anestesio.
Pero noto un leve dolor en el pecho.  Un ahogo invisible. Un breve descompás entre lo que vivo…y mis latidos.

4 comentarios:

  1. Con tu permiso, me uno a tus seguidores para poder leerte cada vez que pueda porque este lugar me ha gustado mucho, mucho.

    ResponderEliminar
  2. Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat@gmail.com

    besosss

    Catherine

    ResponderEliminar