"Silba el viento dentro de mí. Estoy desnudo. Dueño de nada, dueño de nadie, ni siquiera dueño de mis certezas, soy mi cara en el viento, a contraviento, y soy el viento que me golpea la cara"


“La ventolera”, El libro de los abrazos, Eduardo Galeano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario