Mademoiselle X


Su niñez se perdió jugando al escondite,
se esfumaron los cuentos de hadas, los héroes sin nombre;
las mariquitas que corrian bajo su falda.
Las gominolas ya no conjuntaban con su talla de vestido,
su obligación se impuso a su acción,
su reflejo estaba predeterminado por su debería,
sus palabras median el nivel de sus deseos,
pues la inocencia no rimaba con el rojo de sus labios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario