Hasta las trancas...



Y ahi estaba yo, hipnotizada, asustada, engatusada, muerta de miedo; y sin ser capaz de controlar absolutamente nada, ni mis ojos que te buscaban, ni mi sonrisa idiota, sin sentido, ni mis manos al tocarte, sintiendo el tu-tum del ritmo jazzero que envolvia el ambiente de aquel local...

En mi mente se repetia una sola frase..."otra vez NO, otra vez NO", contradicción; gran contradicción porque el corazón no decia lo mismo; el corazon era puro sentir, vista, tacto, oido, gusto, olfato...

Entonces aparecio la señora incertidumbre, las ganas de todo y de nada, y agarré tu mano para encontrar las respuestas que lograran callar a esa vieja aguafiestas, y me deslicé por tus lineas, por tus montes, tus estrellas, circulos y cruces...por tu enrredo de sutiles y laberinticos caminos, y alli cambió todo, me sentí tan agusto, tan protegida, tan calentita, tan pequeña, que me hice un huequito, justo en la linea de tu corazón, hice una parada, la ultima parada... me acomodé en tu piel cerré los ojos...y soñé...




No hay comentarios:

Publicar un comentario